Warning: Use of undefined constant toggle_preloader_site - assumed 'toggle_preloader_site' (this will throw an Error in a future version of PHP) in /homepages/2/d441534828/htdocs/wordpress/wp-content/themes/mikos/functions.php on line 37

Creativos que crean palabras

  • Mar 20th, 2017
  • Blog

¿Quiéreteme? ¡Otra vez la publicidad haciendo de las suyas! ¿O habría que decir más bien los publicitarios…? En estos días de rebajas post-navideñas, he oído comentarios a favor y en contra de esta nueva construcción verbal con la que nos ha sorprendido este año El Corte Inglés. “Una especie de broma lingüística”, “un juego publicitario”, “un engendro verbal”, “un atentado contra el lenguaje…”

Lo confieso: esta costumbre mía de ir por la calle leyendo titulares y mensajes de marquesinas, vallas y carteles, revisando su ortografía y su construcción y, en definitiva, comiéndome el tarro con mi inevitable mentalidad analítica de copy, me mantuvo ocupada en descifrar el mensaje, mirarlo desde todos los ángulos posibles y, cómo no, tomar postura: ¿Me mola o me disgusta?

¿Quiéreteme? Confieso que me chocó al principio, como siempre que me encuentro por primera vez con una osadía lingüística que salta por encima de normas, reglas y fórmulas establecidas. “Uy, no se entiende”, fue mi primer pensamiento. “Demasiado complicado, su lectura cuesta”. Pero luego, a fuerza de encontrármelo en la fachada de los grandes almacenes, me fue entrando mejor: “Quiéreteme, o sea, hazme el favor de quererte”, pensé. Y este significado me quedó confirmado cuando más tarde vi el spot en la tele y escuché la frase final del jingle “date un caprichito”.

No pude evitarlo: lo tecleé en Google, a ver qué pasaba. Y me salió la respuesta de Fundéu a un individuo que no parecía muy conforme con este verbo seguido de dos pronombres. (http://www.fundeu.es/consulta/quiereteme-3/). Curiosamente, en este caso los consultores parecían conformes con la osadía, por venir precisamente del terreno publicitario. (Admito que yo amo a la Fundéu, los que han trabajado conmigo en agencias saben que desde hace años los tengo como mis consejeros lingüísticos de cabecera).

Recuerdo que algo parecido me pasó al principio con el “Porque yo lo valgo” de Loreal, que me sonó fatal, y a fuerza de leerlo y escucharlo terminé aceptándolo, cogiéndole cariño y hasta usándolo en mi día a día ante mi marido o mis hijos con algún privilegio o auto-regalo de esos que necesitan justificarse.

Ponte en contacto


  • mariajose@latexteria.com

  • +34 619 261 339